domingo, 5 de abril de 2009

Tras esta acogida multitudinaria, no tengo palabras. Bueno, a decir verdad, las que tengo no son demasiado halagüeñas. Ya sé, por propia experiencia, que hay crisis, pero no pensé que afectase a la amistad ni a las ideas. Las prisas, el stress, el scuatross, y así sucesivamente, nos impiden en ocasiones cumplir con los preceptos: la misa dominical, el vermú con calamares o rabas, según la zona, (se excluyen las zonas erógenas, aunque para eso seguro que sí encontráis un ratito perdido), el débito con hacienda, pasar la mopa, y lo demás (etcétera en latín). Pero digo yo que si se quiere, se puede, excepto en casos extremos, como por ejemplo, si se quiere...............................................................................................................................se puede. Dicho sea de paso, me acabo de poner un gintonic, y la scheweppes no tiene gas, para más INRI, que estamos en Semana Santa.
Como soy generoso hasta el paroxismo, os concederé el beneficio de la duda, que lo mismo os estoy prejuzgando.
Como mañana no lea ningún mensaje, os juro que la armo, o sea, la armo.

1 comentario:

siriusalfchloe dijo...

Querido bloggero (palabra malsonante y absurda atribuida a los creadores de textos como este): para que comentemos tus relatos lo fundamental es que los haya. Así que no me seas "bata" y cúrrate una historia sobre la música de cámara o si lo prefieres de las cámaras con música (la modernidad es lo que tiene)para que podamos escudriñarla, seguirla, soñar con ella o simplemente, leerla mientras nos tomamos un cacharro espirituoso.Se te respeta... pero curra!!! Que eres un barato...